¿QUÉ ES LO QUE IMPIDE QUE TENGAS UN ORGASMO?

Nota-7974-como_saber_si_se_ha_tenido_un_orgasmo

¿QUÉ ES LO QUE IMPIDE QUE TENGAS UN ORGASMO?

Con motivo del día nacional del orgasmo en Estados Unidos, la Dra. Emily Morse, experta en relaciones y sexo nos dice cómo podemos tener relaciones sexuales más satisfactorias.

En la actualidad existe una epidemia que está impactando a Estados Unidos y, seguramente, al mundo entero: las mujeres siguen sin tener orgasmos. Si bien es cierto que las condiciones han mejorado a lo largo de la humanidad, también lo es que los hombres tienen orgasmos como si ganaran en todos los juegos de la feria, mientras que las mujeres están para siempre condenadas a subirse a la rueda de la fortuna (si es que llegan a ese punto), pero a no bajarse jamás.
A continuación presentamos un escenario familiar: estás leyendo un artículo en el que una mujer cualquiera comparte su secreto más preciado para tener un orgasmo garantizado y tú piensas, “He estado haciendo eso todo el tiempo y no siento nada, ¿seré yo quien está mal?” Sin embargo, lo que muchas mujeres necesitan entender es que los orgasmos no son como las tallas de ropa que, siempre y cuando no subas de peso y compres el mismo corte, te quedarán en toda ocasión. De hecho, los orgasmos son increíblemente específicos y personales. Tenemos tanta capacidad para sentir placer, que resulta increíble que esto parezca un lastre para abrirnos. Entonces, ¿qué nos está impidiendo que explotemos todo nuestro potencial?

 

A continuación te presentamos cinco cosas que deberías saber si quieres alcanzar el gran, gran clímax.

1) Tu orgasmo, tu responsabilidad. Una trampa en la que muchas mujeres caen es que creen que su orgasmo depende de su pareja. Una de las mejores maneras de asegurar una gran cantidad de orgasmos consistentes es saber cómo es que tú puedes hacer que suceda. Conviértete en experta de tu propio cuerpo y luego usar ese conocimiento para darle a él las riendas, porque  es muy probable que él no tenga ni idea de qué hacer. Aprende los lugares en donde debes tocarte, cómo debes tocarte; entiende lo que te gusta y lo que te disgusta. De esa forma, no importa lo que prefiera tu pareja, tú guardarás la llave de tu clímax.

2) La práctica hace a la maestra. Probablemente tienes una amiga que alcanza el orgasmo prácticamente cada vez que un hombre la mira… bueno, si es así, necesitas asumir que ella es una excepción, no es la regla. Una no domina su propio placer sexual de la noche a la mañana; es una habilidad que necesita desarrollarse a través de la práctica. Y necesitas mucha, mucha práctica. Si de verdad quieres desbloquear tus orgasmos, necesitas dedicarte mucho tiempo. Comprométete contigo, deja tus citas para otro momento, prende unas velas sensuales y pon música a tono, olvídate del celular y ponte a trabajar.  La primera parada: el clítoris. Prueba emplear diferentes toques y varía las presiones, de manera que descubras a qué estímulos respondes con mayor placer. Una vez que hayas encontrado lo que mejor se ajusta de forma manual, puedes empezar a combinar tus estímulos con otras cosas, como juguetes sexuales, entre otros.

3) La mentalidad hace la diferencia. Seguramente, una gran parte de tus orgasmos tiene que ver con cuestiones logísticas, pero la mentalidad también juega un rol fundamental para conocer cuál es tu zona orgásmica y quedarte ahí. Si estás distraída repasando todo lo que tienes que preparar para la presentación de la semana entrante, o pensando en la ropa que necesitas llevar al sastre, evidentemente vas a estar a años luz de alcanzar el clímax. Aquí el secreto está en olvidarte de la tensión incluso antes de que llegues al dormitorio. Medita, haz ejercicio, toma un baño caliente, en fin, haz lo que sea que necesites para dejar ir todas aquellas cosas que te estresan. Así, cuando llegue el momento del orgasmo, ya será lo único que te faltará de tu lista de pendientes.

4) Déjate llevar. Si bien es cierto que tu mente es la llave de entrada al orgasmo, esto no significa que debas quedarte ahí. ¿Te acuerdas cuántas veces te ha pasado que, si buscas algo, no lo encuentras? Pues lo mismo ocurre con los orgasmos. Todas queremos cruzar esa línea que nos separa del clímax, sin embargo, muchas mujeres se sienten muy presionadas para hacerlo y entonces tampoco alcanzan el tan deseado orgasmo. Durante tu próximo encuentro sexual, sin importar si es contigo o en pareja, intenta no enfocarte en aquello que no le ocurre a tu cuerpo y mejor dedícate a apreciar lo que sí. Tampoco es tan grave si no llegas al clímax, pues piensa que también el camino para llegar a él cuenta, y cuenta mucho.

 5) Hay muchos caminos que te llevan al orgasmo. Podría parecer que a las mujeres les dieron el lado más oscuro de los orgasmos, especialmente si los comparamos con los que tienen los hombres. Sin embargo, nuestros cuerpos están diseñados para sentir placer. Al final, si no pudiéramos tener orgasmos intensísimos, ¿por qué fuimos bendecidos con tres diferentes tipos de experiencia? Aquí a lo que se refiere la Doctora Morse:

Clítoris: Con más de 8,000 terminales nerviosas en un órgano tan pequeño, no es de sorprender que el clítoris sea la forma vía accesible de alcanzar un orgasmo. Desafortunadamente, muchas de las posiciones sexuales se enfocan en la estimulación interna y no le dan al clítoris la atención que merece. Para experimentar un orgasmo gracias al clítoris, empieza por poner tu dedo índice y el dedo mayor en el clítoris y en el capuchón del clítoris. Empieza a moverlos de manera circular para saber cómo se siente, ¡y parte de ahí! Esto puede hacerse fácilmente con tu pareja cuando estén teniendo relaciones sexuales.

Punto G: Algunas personas lo consideran el santo grial del placer sexual femenino, mientras que otros cuestionan su existencia. Sin embargo, como aquellas que han experimentado el orgasmo del punto G podrán decirte, ¡bien vale la pena que lo busques! El punto G se encuentra aproximadamente cinco centímetros dentro de la vagina, en la parte superior de la pared de la vagina y es más fácil encontrarlo cuando ya estás excitada. El tamaño y el lugar exacto varían dependiendo de cada mujer, pero te darás cuenta de que lo has encontrado por su textura abultada, como de nuez.

Para estimularlo, intenta insertar dos dedos en tu vagina con las palmas hacia arriba y haz movimientos hacia afuera, masajeando el punto G con las yemas.

Combinado: Las mujeres pueden poner atención a varios estímulos al mismo tiempo y un orgasmo combinado podría ser su gran recompensa. Ocurre cuando, de manera simultánea, se estimulan el clítoris y el punto G. Los expertos dicen que es el clímax más intenso y poderoso que una mujer puede experimentar.

Para tener un orgasmo combinado, necesitas estimular tanto tu punto G como tu clítoris. Esto puede ocurrir si incorporas un vibrador durante el sexo, especialmente si lo haces cuando te encuentres en cuatro o en posición de cucharita. También puedes alcanzarlo cuando una pareja te hace sexo oral, si emplea su boca y su lengua en tu clítoris mientras que inserta sus dedos en tu vagina con las palmas hacia arriba y hace movimientos hacia afuera.

Con información de: http://www.harpersbazaar.com/beauty/health/a11667/how-to-have-better-orgasms/?src=nl&mag=har&list=nl_hnl_news&date=073115


magia

You may also like...